Arquitectura

Proyectamos pasillos interminables, rociados de puertas estrechas que conducen a cavernas oscuras de paredes torcidas. Ventanas tupidas de tecnología sucia, pensamiento debilucho colgado de silicona negra, informática avanzada de agentes cínicos para desarrollar mercancía fantasiosa plena de vanidad y presunción, en poses de pornografía sórdida para que se masturben los grandes hombres del dominio. Sigue leyendo

Anuncios